Loading...

lunes, 9 de marzo de 2009

EL ACCIDENTAL INICIO DE UN PROCESO DE LUZ



Quién iba a pensar que por un simple accidente la solución llegaría a su destino. Cansado de vivir la vida que llevaba, hizo una pausa y se dedicó un tiempo sólo para él. Comprendió que algo le hacía falta, pudo apreciar ese vacío tan común en las personas de su edad. Un joven de apenas 16 años que experimentaba un vacío existencial profundo. Rodeado de objetos que satisfacían las necesidades más triviales; no había objeto que no consiguiera, pues sus padres le compensaban su falta de atención con todos los avances tecnológicos más novedosos y con ropa de las mejores marcas.Ese vacío, lo había alejado de los valores más esenciales, el amor y la amistad habían muerto en él y con ello, la soledad le hundía cada vez más cubriéndolo de depresión y en una profunda oscuridad. No convivía con nadie. Sus hábitos alimenticios habían cambiado. Pálido y exageradamente delgado vivía refugiado en “su mejor amiga”, su computadora; conectado a la Internet la mayor parte del tiempo. Perdió la comunicación con su madre, pues ella se dedicaba a la beneficencia pública y no había tiempo para él. Su padre callaba sus palabras poniéndole dinero en sus manos, la comunicación con él era cien por ciento monetaria. ¡Pobre, había perdido su alma!Cierto día, sin explicación y sin saber cómo, oprimió accidentalmente el teclado de su computadora y curiosamente se abrió una ventana con el título 500_E-books, abrió la página y en efecto ahí había quinientos libros electrónicos. No tenía el hábito de la lectura, pero le llamaron la atención algunos títulos. Como un extraño imán le atrajo y le cautivó un libro muy pequeño que contaba con escasos diez capítulos, tal vez por su tamaño.No se le presentó ningún inconveniente para leerlo. El nombre del autor no le decía nada, pero el título le pareció interesante. “El milagro más grande del mundo”. Tardó casi una hora en leerlo, pero valió la pena, pues se percató de todas las bendiciones con que contaba. Se dio cuenta de lo que era, un ser humano pleno, perfecto y completo, una obra muy bien realizada por Dios. Tenía ahora la posibilidad de retomar el rumbo y debía desde ahora aprender a vivir y llenar esos vacíos. Se dio cuenta que nada es producto de la casualidad sino de la causalidad.La iluminación había llegado a su vida y sin esperarlo y sin darse cuenta, había dado el primer paso, pues alguien inexplicablemente a través de su única amiga le había enviado no un libro, sino quinientos, que aunque no todos trataban el tema, le habían traído la clave para propiciar grandes cambios, le habían abierto los ojos abrieron el camino de su largo proceso de luz.

1 comentario:

  1. tan buena narracion...
    como si estubiera ablando de usted
    by: josuecc

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios